domingo, 26 de octubre de 2014

Expedición polar - La muerte del North King

Ante sus ojos apareció un barco antiguo ¡Lo habían conseguido! ¡Lo habían encontrado! Avanzaron lo más rápido que podían a través de la nieve. Estaba más lejos de lo que parecía y tardaron todo un día en alcanzarlo. Pero después de horas de luchar contra la nieve para poder avanzar llegaron a él. El barco estaba prácticamente enterrado por la nieve y solo se veía un pequeño trozo de casco que de no haber sido por el deshielo de los últimos meses seguiría enterrado. Cuando llegaron al lugar, exhaustos por la caminata, montaron un campamento junto a la nave desde el que coordinarían todas las investigaciones que debían llevar a cabo. 

Al día siguiente empezaron a romper el hielo que aprisionaba el casco. Resultó ser un trabajo duro, que hacía que sudaran aun a esas temperaturas, pero al final consiguieron despejar la placa con el nombre de la nave. Era el "North King". Ya no había duda, habían encontrado su barco. Una vez seguros dejaron las palas y los picos y colocaron las cargas explosivas alrededor de la nave para retirar de golpe toda su prisión de agua congelada.

Ya estaban cerca de volver a casa. En cuanto encontraran el diario de abordo podrían marcharse. Hacía un mes un equipo de cinco hombres había salido de Groenlandia en busca del North King para descubrir qué le había pasado y como uno de los tripulantes, el marinero Crocket, había regresado sano y salvo.

Encontrar el diario del capitán resultó muy sencillo. Cuando despojaron la cubierta pudieron entrar en la cabina principal, donde parecía no haber cambiado nada desde la partida de North King. La chimenea apagada estaba totalmente limpia y con un montón de leña a un lado, la pequeña librería tenía todos sus libros ordenados por autor y el escritorio de madera pulida tenía encima el diario cerrado junto a una pluma. Ya en el campamento empezaron a leer el diario:

II-V-MCMXIV 
Este es el diario de la embarcación North King que parte el día de hoy, dos de mayo de 1914, rumbo al polo norte con el objetivo de la exploración y cartografía de las tierras desconocidas.
La partida ha sido exitosa y esperamos que en mes y medio hayamos alcanzado las regiones polares.
Aquello ya lo sabían. Avanzaron varias páginas hasta dar con algo interesante.

XV-VII-MCMXIV 
Ayer los motores empezaron a hacer ruido y esta mañana se han parado. Hemos pasado todo el día intentando repararlos. Los hombres están preocupados, creen que no podrán regresar a sus casas. Por mi parte espero que podamos arreglar los motores pronto porque el hielo se acerca.
 Así que se les habían estropeado los motores. Comparando con lo que habían averiguado tenía sentido; el  North King había sido fabricado como barco de guerra, pero el día de su botadura le falló el motor por un defecto construcción. El problema fue reparado pero la marina decidió retirar la embarcación del servicio activo antes de que navegara y venderla a bajo precio. Continuaron leyendo el diario.

XX-VII-MCMXIV 
Hace cinco días que no escribo nada. Todos los hombres han estado trabajando sin descanso en los motores y por fin, esta mañana hemos conseguido hacer que funcionaran. Pero cuando hemos intentado arrancar nos hemos percatado de que estamos atrapados por el hielo. Nos habíamos concentrado tanto en los motores que olvidamos romper el hielo que nos rodeaba cada mañana. Aún podemos salir de aquí, solo necesitamos esforzarnos y dar todo lo que tenemos dentro. Eso es lo que le he dicho a la tripulación, espero que confíen en mi, ojalá yo pudiera.
XXI-VII-MCMXIV 
Hoy nos hemos pasado el día en el exterior del barco intentando liberarlo. Los hombres estaban muy motivados, convencidos de que lo podemos lograr. El trabajo ha avanzado a buen ritmo, hemos liberado gran parte de la popa y al final hasta yo estaba dispuesto a ser optimista. Pero hace un rato ha empezado a nevar con fuerza y uno de nuestros hombres se ha quedado fuera, sospecho que mañana lo encontraremos congelado.
XXII-VII-MCMXIV 
Ha estado nevando toda la supuesta noche, uno nunca puede estar seguro de que momento del día es con esta luz continua. Cuando ha parado he mandado a tres marineros en busca del hombre que no volvió ayer. Mientras tanto los demás hemos vuelto al trabajo intentando desenterrar el barco. La nieve ha deshecho todos los esfuerzo de ayer, así que hemos tenido que empezar de nuevo. Los hombres han cavado con tesón y hemos conseguido avanzar más de lo que habíamos perdido, a pesar de ello el ritmo es bajo y calculo que nos moriremos de hambre antes de llagar al primer puerto. Los hombres que he enviado esta mañana todavía no han regresado, espero que vuelvan pronto, no quiero perder más gente.
XXIII-VII-MCMXIV 
Dos de los hombre que envié en busca del marinero desaparecido han vuelto. Encontraron el cuerpo al poco de salir, congelado por el frío. Pero cuando quisieron volver se desorientaron. Pasaron la mayor parte del día de ayer buscando la forma de volver al barco, dicen que todo era blanco y era imposible distinguir hacia donde iban y ni siquiera podían valerse de las brújulas porque tan al norte no funcionan bien. Al final localizaron el barco, pero sin darse cuenta pasaron por una capa de hielo demasiado fino y su compañero se cayó al pasar. No pudieron hacer nada para salvarle, el peso de los abrigos tiró de él hacia abajo demasiado rápido. He perdido dos hombres, en todos los años que llevo al mando de un barco nunca me había pasado, y en menos de una semana he perdido a dos hombres.
XXIV-VII-MCMXIV 
Hoy hemos hecho una ceremonia en honor de los dos marineros muertos. Ha sido algo muy triste. Cuando nos enrolamos en esta expedición sabíamos que esto podía pasar, podíamos perecer en el hielo completamente solos; pero es muy diferente mirar a la muerte a los ojos, ver cómo tus conocidos desaparecen. No estoy de humor para seguir escribiendo.
III-VIII-MCMXIV 
Llevo varios días sin escribir, en este tiempo la situación no ha hecho más que empeorar. Un día hubo una gran ventisca que enterró la mayor parte de la popa. Lo malo es que los ánimos de la tripulación son cada vez peores, hasta tal punto que ayer un hombre se tiró al mar por pura desesperación. ¿Qué vamos a hacer?
V-VIII-MCMXIV 
Hoy ha ocurrido un desastre. Casi habíamos conseguido liberar todo el barco y la mayor parte de la tripulación estaba eliminando los últimos restos de nieve que quedaban a estribor cuando la placa de hielo sobre la que estaban ha cedido. La mayor parte de mis hombres ha muerto ante mis ojos y yo no he podido hacer nada para evitarlo. Ahora está claro que todo se ha perdido; ya estaba perdido hace días cuando se estropearon los motores, pero yo no quise darme cuenta. Ahora solo somos tres. El doctor Smith que estaba en la enfermería, el marinero Crocket que estaba preparando la comida y yo. Ya no tiene sentido salvar el barco, somos muy pocos para ponerlo en marcha. Estamos condenados.
IX-VIII-MCMXIV 
Hoy el doctor nos ha abandonado. Salió esta mañana al exterior y no ha regresado. He entrado en su camarote y he encontrado una nota que ponía: Adiós. No ha aguantado la soledad y la constante certeza de que tu fin está cerca. Lo comprendo, yo también siento el deseo de poder decidir mi destino.
XIII-VIII-MCMXIV 
Este es el diario de la embarcación North King que partió el día dos de mayo de 1914, rumbo al polo norte con el objetivo de la exploración y cartografía de las tierras desconocidas.
Hoy escribo por última vez. Aquí los días son siempre iguales. Crocket intenta convencerme para que no me rinda, pero es un error por su parte, yo ya no puedo más. Mi barco está perdido y con él yo me perderé en el agua polar. Adiós.