viernes, 7 de noviembre de 2014

83%



3/3/2030                                                        23:59
Informe automático del sistema:
-        Habitantes totales------------------------- 11.530.731.353
-        Nº Operaciones exitosas-------------------- 34.592.194.067
-        Nº Operaciones fallidas--------------------------------- 1
-        Porcentaje de éxito------------------------------- 100,00%
-        Beneficios totales--------------------- 17.293.037.033,50$
Scott&O.SetemCompany™2029


4/6/2030                                                        23:59
Informe automático del sistema:
-        Habitantes totales------------------------- 15.732.219.844
-        Nº Operaciones exitosas-------------------- 41.324.616.028
-        Nº Operaciones fallidas--------------------- 4.591.624.003
-        Porcentaje de éxito-------------------------------- 90,01%
-        Beneficios totales--------------------- 20.662.308.014,00$
Scott&O.SetemCompany™2029


5/6/2030                                                        23:59
Informe automático del sistema:
-        Habitantes totales-------------------------- 9.865.315.662
-        Nº Operaciones exitosas-------------------- 47.712.129.452
-        Nº Operaciones fallidas--------------------- 5.866.904.183
-        Porcentaje de éxito-------------------------------- 89,05%
-        Beneficios totales--------------------- 23.856.064.725,50$ Scott&O.SetemCompany™2029



6/6/2030                                                        23:59
Informe automático del sistema:
-        Habitantes totales---------------------------- 542.681.232
-        Nº Operaciones exitosas-------------------- 49.651.325.120
-        Nº Operaciones fallidas--------------------- 9.322.634.435
-        Porcentaje de éxito-------------------------------- 84,19%
-        Beneficios totales--------------------- 24.825.662.565,00$
Scott&O.SetemCompany™2029


5/9/2031                                                        23:59
Informe automático del sistema:
-        Habitantes totales--------------------------------- 99.158
-        Nº Operaciones exitosas--------------------------------- 0
-        Nº Operaciones fallidas--------------------------------- 0
-        Porcentaje de éxito------------------------------- 100,00%
-        Beneficios totales---------------------------------- 0,00$
Scott&O.SetemCompany™2029


14-12-2041
Hace diez años del gran desastre. Hoy quedamos menos de un millón de personas distribuidas por todo el planeta, en muchos casos totalmente solos. Lo más probable es que dentro de unos pocos años ya no quede ningún humano en la Tierra, habremos muerto todos los que resistimos, pero si por un casual la especie sobrevive quiero que conozcan lo que pasó, y por eso empiezo a escribir esta historia. La historia de un error, la historia de la inconsciencia de la humanidad. Quizá un lector del futuro se pregunte quién fui yo, la voz de su pasado; aquí no encontrará la respuesta, yo no importo, solo soy un observador.
Todo empezó en dos mil veintinueve, cuando apareció un invento totalmente novedoso. El uno de febrero de ese año, en una pequeña tiendecita de Cáceres, España, salió a la venta lo que llamaban: “conjunto de dos bases de teletransporte” de la compañía Scott&O.SetemCompany, empresa que no existía hasta entonces. Los primeros días nadie les prestó atención, pero antes del uno de marzo ya se habían vendido más de mil pares de bases entre Cáceres y otras ciudades donde habían empezado a encontrarse, y se podía ver a personas teletransportandose, porque las bases funcionaban realmente, y con ello llegó nuestra perdición.
Yo no soy un experto en física, no sé cómo funciona el teletransporte, no sé si los expertos llegaron a saberlo; solo sé que uno se subía a su base, seleccionaba la base a la que quería llegar y ahí estaba; sin andar, sin cansarse, sin riesgo de accidentes, o eso creíamos. Al principio solo podías “portarte”, se llamó así, a la pareja de tu base, la que habías comprado, pero en mayo de 2029 eso cambió.
Scott&O.SetemCompany                                             
Estimado cliente:
Sentimos comunicarle que a partir de mañana, día 14 de mayo de 2029, a las doce del mediodía quedará rescindido el contrato de usufructo del servicio de reubicación espacial instantánea bipuntual que usted mantiene con la compañía Scott&O.SetemCompany de acuerdo con la cláusula 5.2. En caso de que usted no se encuentre satisfecho con la resolución tomada por la compañía puede presentar una reclamación en nuestras oficinas centrales.
La compañía Scott&O.SetemCompany no desea que las relaciones comerciales que mantiene con usted acaben aquí, por lo que le ofrece un nuevo servicio que saldrá próximamente al mercado. Nuestro nuevo servicio de prepago de reubicación espacial instantánea multipuntual. Lo que le permitirá desplazarse sin gasto de tiempo por más de 1.000.000 puntos, y creciendo, distribuidos por todo el planeta. Y todo eso por cinco dólares al contratar el servicio más 0,5$ por “porte”
                         Atentamente el director del servicio jurídico
Con ello acababan de cambiar todo el sistema, una persona podía “portarse” a cualquier base, no solo a la pareja de la suya, tenía todo el mundo a un botón. Pero eso suponía un problema, la mayor parte de la gente había instalado las bases en sus casas y ahora cualquiera podía entrar; los robos aumentaron rápidamente hasta que se instalaron medidas de seguridad alrededor de las bases, cortesía de Scott&O.SetemCompany .
El éxito del “servicio de prepago de reubicación instantánea multipuntual” fue inmediato, el precio era muy barato y la gente enseguida lo contrataba. Después de la imparable subida de los precios de combustible que ocurría desde hace más de una década, poder prescindir del coche suponía un alivio para mucha gente. Esto llevó a la instalación de nuevas bases, había una en cada esquina y se usaban para ir a la manzana de enfrente, para no tener que andar para comprar el pan, para pasar la mañana en las cataratas de Iguazú y visitar la gran muralla por la noche. Las aerolíneas y las fábricas de coches quebraron, muchas agencias de viajes también.
En septiembre la gente ya dependía totalmente de los “portes”, se calculó que cada persona hacía una media de tres “portes” al día. Solo unos pocos locos se negaban a utilizar el teletransporte, pero nadie les hizo caso, el servicio era perfecto, el porcentaje de éxito era el 100% y la empresa sostenía que en el peor de los casos sería del 83%. Por desgracia el dato que tranquilizaba a la población era el que predecía el desastre.
La situación se mantuvo estable durante meses, hasta el tres de marzo del año siguiente. Fue un día normal, nadie supo siquiera lo que había pasado durante varios años, pero fue el principio del fin. Lui Yen, ciudadano de Hong Kong, decidió “portarse” desde su casa a la oficina donde trabajaba, a dos manzanas de distancia, pero nunca llegó; bueno, sería más exacto decir que no llegó como debería. En el momento en el que tendría que haber llegado, en la base de su oficina apareció un bloque de carbón en un gran charco de agua. Más adelante los técnicos de Scott&O.SetemCompany comprobaron que los elementos del bloque coincidían perfectamente con los de un ser humano, aquello era lo único que quedaba del señor Yen. La compañía ocultó inmediatamente este incidente, por lo que la gente siguió “portándose” sin parar, ajena a lo que le esperaba.
Por lo que he podido averiguar, no se produjo ningún incidente más hasta el cuatro de junio, el día que todo empezó a fallar de verdad. Los informes de la compañía indican un éxito del 90,01%, superior al límite inferior del que habían hablado, pero suficientemente bajo para provocar cuatro mil millones de muertes en un solo día. Fue todo un desastre.
Seguramente el que lea esto pensará que un suceso así supondría la clausura inmediata de todas las bases de teletransporte, pero como he dicho antes, se había creado una dependencia total a este servicio, por lo que se decidió seguir usándolo con la promesa de Scott&O.SetemCompany de revisar sus sistemas y solucionar el problema. Esta no solución de compromiso llevó a que en dos días muriesen alrededor de quince mil millones de personas. En poco tiempo la gente dejó de “portarse” para siempre, pero ya era demasiado tarde, solo quedábamos unas pocas personas, aisladas en mitad de la nada.
Con el tiempo nos hemos ido buscando entre nosotros. Internet funcionó al menos un año hasta que cayó por falta de mantenimiento, pero durante ese tiempo conseguimos localizarnos los 101.031 supervivientes. Sé que en Australia han nacido algunos niños, quizá sean el germen de una nueva humanidad; pero para mí eso ya no importa. Mi historia acaba aquí, lo que venga después lo tendrán que escribir otros.